INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS EN APARTAMENTOS TURÍSTICOS

Debido al auge que existe en estos momentos en lo que a apartamentos turísticos se refiere, surge en muchas personas la duda de qué requisitos normativos en materia de protección contra incendios existen para este tipo de negocios, puesto que hay un vacío legal y de comprensión sobre si considerarlos como hoteles propiamente dichos y dotarlos de todas las instalaciones que ello conlleva, o aplicar el criterio de proporcionalidad y entender que, sea cual sea el régimen burocrático de uso de los mismos (alquileres cortos, alquileres largos o propiedad), el riesgo de incendio no es mayor que el de una vivienda particular normal y corriente.

Antes de seguir entrando en materia es necesario que el lector entienda que el equipamiento mínimo de un apartamento, por definición, es baño, dormitorio y cocina, sin que el habitante del mismo tenga que hacer uso de ninguna otra habitación o dependencia del establecimiento para el devenir de su vida normal, o lo que viene siendo lo mismo, una vivienda “en pequeñito” donde el habitante tiene “todo lo que necesita”. El hecho de compartir cocina con el resto de habitaciones, baños, etc. convierte al establecimiento en hotel, pensión, hostal, etc.

En esta entrada quiero aportar mi opinión al respecto, centrándome en las instalaciones de protección contra incendios, que en este caso son las que más dudas generan.

Si leemos la versión en vigor del CTE DB SI, y siendo estrictos, ya sea un apartamento turístico aislado o un edificio de apartamentos turísticos en régimen de alquiler, habría de considerarse como residencial público, puesto que se trata de una zona destinada a ser habitada en régimen de alquileres cortos, similar a un hotel, pensión, hostal, etc., (no se entra en tener en cuenta el equipamiento interior del apartamento ni nada por el estilo. Considerarlo así es una solución rápida, drástica y, a mi humilde entender, poco trabajada.

Esto supone, como características más reseñables, que si la superficie construida del establecimiento dedicado a apartamentos es superior a 500 m², se precisen paredes, techos y suelos EI 60 y puertas EI2 30-C5, sistemas de detección y alarma e incluso BIES si dicha superficie supera los 1.000 m² de superficie construida.

Cabe pensar entonces que estamos superequipando (con el perdón de la expresión) el establecimiento, y que al fin y al cabo no habrá mucho más riesgo en un edificio de apartamentos turísticos en el que no existan discotecas, salas de reuniones ni locales de riesgo especial que añadan riesgo y que no sean comunes en los edificios de viviendas normales y corrientes.

Con el uso del CTE DB SI y las demandas de aclaración que hemos hecho los usuarios a lo largo del tiempo al Ministerio de Fomento, dicho organismo publica de forma periódica un documento de carácter no vinculante, pero en el que se refleja la manera de interpretar el contenido del documento en cuestión, que tantas dudas genera. A pesar de no ser comentarios incluidos legalmente en el cuerpo del CTE DB SI, en mi opinión considero que son tan válidos como el texto matriz, porque vienen a resumir las dudas de miles de personas y a establecer un criterio propio de interpretación respetando el tan mencionado siempre “criterio de proporcionalidad”. No olvidemos nunca que todos estos equipamientos de más suponen dinero al interesado y freno al desarrollo económico del país, que tan necesitado está de avanzar.

Pues bien, al hilo de lo comentado, surge en el documento comentado del CTE DB SI de fecha 30/06/2016 un comentario en el punto 5 de los “Criterios generales de aplicación” titulado “Apartamentos turísticos en edificios de uso residencial vivienda” que viene a aclarar la forma en que se ha de considerar lo que se viene comentando. Copio el fragmento interesante del comentario literalmente a continuación:

“Desde el punto de vista de la seguridad contra incendios, en un edificio de apartamentos llamados “turísticos” que en todo sea comparable a otro de apartamentos “no turísticos”, es decir, de uso Residencial Vivienda, no hay nada que haga que el riesgo de incendio para los ocupantes sea mayor y que justifique que las condiciones de protección contra incendios deban ser diferentes y más severas. Ni siquiera la supuesta “no familiaridad” de los ocupantes con el edificio, si la configuración del edificio es la normal y habitual de un edificio de apartamentos, incluso aunque tenga algunos servicios comunes que en sí mismos no representen un riesgo y que también sean frecuentes en edificios de viviendas, como pueda ser una recepción similar a una conserjería, una piscina, etc. Como conclusión, dichos apartamentos “turísticos”, se deben clasificar como uso Residencial Vivienda, por lo que una reconversión a dicha actividad no se considera un cambio de uso a efectos del CTE. Todo ello al margen y sin perjuicio del control que se quiera y se les deba aplicar desde el punto de vista administrativo, económico, fiscal, sanitario, etc. El anterior criterio es válido, tanto si se trata algunos apartamentos de un edificio, como si se trata de todos. Y tanto si se trata de un edificio existente, como si se trata de una obra nueva.”

Una vez que se lee esta opinión, se entiende fácilmente la simplificación de la que hablo. Si el técnico del organismo competente al que vaya destinado el proyecto tiene a bien asumir los comentarios del Ministerio de Fomento como válidos (siempre será decisión suya, puesto que como hemos comentado no son vinculantes), entenderemos rápidamente que bien sea un edificio existente o de nueva construcción o bien sea un solo apartamento o un edificio entero, desde el punto de vista de la protección contra incendios deberemos considerar el establecimiento como residencial vivienda, simplificando así los requisitos existentes en la normativa en vigor.

Es importante destacar, como el lector comprenderá, que cuando se trate de geometrías complejas en las que puedan existir dudas en las vías de evacuación, o existan salones, salas de fiestas, bares, etc. en el establecimiento donde estén los apartamentos, se añade un riesgo en materia de incendios extra al de un edificio normal de viviendas y no podrá ser considerado como residencial vivienda, sino como residencial público.

Hay que tener en cuenta que lo que se ha comentado en esta entrada es válido para las instalaciones de protección contra incendios. En materia de electricidad, ventilación, climatización, accesibilidad, etc. el establecimiento deberá ser tratado como residencial público.

Animo al lector a que me plantee cualquier duda que pueda surgirle y la comentamos. Mientras más debate y más intercambio de ideas mucho mejor para todos.

Nos leemos!

P.D.: os dejo un enlace a continuación de la versión del CTE DB SI vigente. Podéis consultar el documento normal o el que contiene los comentarios.

https://www.codigotecnico.org/index.php/menu-seguridad-caso-incendio.html

Apartamentos turísticos, Bomberos, Código Técnico, CTE DB SI, Incendios, Licencias de apertura, PCI, Seguridad , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *