IMPORTANCIA DEL ORIGEN DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA: MINERÍA A CIELO ABIERTO

El fin de semana pasado pasé por Madrid de visita, en un ambiente de relax y desconexión total, pero la cabra tira al monte, y Ana, una amiga, me hizo una observación que me animó a escribir esta entrada. Según paseábamos por la ciudad vimos uno de esos autobuses eléctricos que circulan por Madrid (en la imagen superior os muestro un ejemplo). De momento son más pequeños que los de combustible, pero opino que a medida que avance la técnica en este campo, sus dimensiones y prestaciones se igualarán a las de los comunes actualmente. El caso es que cuando observamos el vehículo se me ocurrió comentar que ese era el futuro, la desaparición de los combustibles fósiles y el uso de la electricidad como energía principal. Ana me corrigió sabiamente cuando me dijo que lo importante no es usar electricidad, que lo realmente importante es cómo se obtiene esa electricidad, y entendí rápidamente que tenía toda la razón del mundo.

El verdadero progreso energético está en la utilización de fuentes de energía renovables, eso es obvio, y hasta aquí no hemos contado nada nuevo. Todo el mundo tiene en mente el beneficio que eso conlleva, por la disminución de emisiones de CO2 a la atmósfera, efecto invernadero, disminución de riesgos de vertidos, etc., pero hay aspectos del uso de combustibles fósiles que son menos evidentes, aunque estén a la vista de todos, y que están asolando los medios sociales y ambientales en muchas partes del mundo, y me refiero concretamente al uso del carbón o los combustibles de centrales nucleares como uranio o plutonio como generadores de energía eléctrica y a las fuentes de donde se obtiene, la minería, y más en concreto la minería a cielo abierto.

El destrozo del medio paisajístico de este tipo de enclaves se hace evidente al ojo humano con solo observar estas imágenes, pero además del impacto visual, que es el menor de los males, este tipo de prácticas traen consecuencias mucho peores. En el siguiente video se explica un poco a qué me refiero y queda al descubierto lo desastroso del asunto, en boca de afectados Argentinos, pero que se puede extender a todas las explotaciones mundiales:

http://www.youtube.com/watch?v=5UdbYE4P50Y&feature=fvst

En el caso concreto del carbón, en España, en el año 2004, se consumieron 45 millones de toneladas de carbón, de las que el 55% fueron importadas, suponiendo además un gasto impresionantemente alto para nuestros bolsillos. Dichas importaciones provienen de Sudáfrica, Australia, Rusia y Ucrania principalmente. Es por todo ello que es imperativo reducir el uso de este tipo de combustible fósil (mal llamado fósil por cierto, porque la fosilización consiste en la sustitución del carbono por minerales con el paso del tiempo, y en este caso el contenido en carbono es “más que notable”).

Para obtener la energía calorífica a partir del carbón y convertirla en electricidad, éste se quema en hornos que calientan estanques de agua y la transforman en vapor, que a su vez hace girar turbinas conectadas a generadores de electricidad. En este proceso se pierde la mayor parte de la energía en forma de calor, de ahí lo ineficiente del asunto, pudiéndose transformar sólo el 35% de la energía en electricidad.

Como dato muy a tener en cuenta citar que las centrales eléctricas obtienen unos 2 kWh por kg de carbón, lo que genera 1,83 kg de CO2, que adivine el lector a dónde van a parar.

Además del destrozo evidente de la salud humana y ambiental, y de las emisiones generadas por el uso de combustibles fósiles, hay otro dato más a tener en cuenta, y es la energía que es necesario invertir en la extracción en las grandes explotaciones mineras.

Por citar un ejemplo del que dispongo de datos, el proyecto de La Alumbrera, en Argentina (otro ejemplo más de destrucción a cielo abierto) dispone de una potencia instalada de 15.000 kW, con una demanda media de 8300 kW y una demanda pico de 11540 kW. La energía consumida será entonces de unos 72720 MWh cada año. Siendo el consumo medio anual en Argentina de 1500 kWh resulta que las instalaciones consumen lo necesario para abastecer a una ciudad de 48500 habitantes. Es por ello que La Alumbrera representa a la empresa argentina con mayor consumo eléctrico del país, mientras que por el otro costado hablan de crisis energética y solicitan el uso de lámparas de bajo consumo a los habitantes. A todo esto hay que añadir que económicamente, la energía necesaria en la explotación y el agua de aporte, se contabilizan a bajo coste, ya que de no ser así, el proyecto sería totalmente inviable a ojos de los inversores.

Como se puede intuir de la lectura de las líneas anteriores, la utilización de aparatos eléctricos no es la solución, si esa electricidad que consumen proviene de explotaciones mineras como las que se comentan y no de fuentes de energía renovables, así que mejor será no confundir conceptos y ser un poco analistas cuando hablamos de “energía eléctrica” como la panacea de la sociedad y el medio ambiente.

Esperemos que el mundo de sostenibilidad y respeto que muchos de nosotros tenemos en mente para un futuro a largo plazo no se vea comprometido por la hipocresía de unos pocos.

Mis más sinceros agradecimientos a Ana, por generar la chispita eléctrica para escribir esta entrada, con lo que se convierte en fuente de energía renovable y a www.180latitudes.org por su labor y su colaboración. Nos seguimos leyendo…

Carbón, Energía eléctrica, Energías renovables, Minas, Sostenibilidad , , , , ,

2 comments


  1. Ana

    Gracias a ti Juan por contarnos todas estas cositas. Un saludín

  2. Roberto Carlos

    Wow! Me han dado un nuevo panorama sobre el asunto de la energía eléctrica y su obtención… Yo creía que todo lo concerniente a lo eléctrico era bueno (y lo es) pero no veía esta cara oculta de la moneda; y peor tantito con estas minas en las que la eficiencia es reprobable, tal como mencionas (35%).

    Saludos desde México, gracias y buenas noches. 😀

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *